24 de febrero de 2014

6 de febrero de 2014

.odt










La cuestión es detenerse
un segundo, y
 apenas oírse decir 
Qué bonito pasa el tiempo.







Imagen: El apartamento de Madame de Florian, París.