2 de septiembre de 2012

Sístole/ diástole



Supongo, y digo supongo, que sólo Lisboa 
deja asomar un corazón en el letrero de un motel
y transitar voluptuosas en las impedimentas errantes
canciones por las que brindábamos con los amigos,
hace tres años, o tres noches.


Las fotografías me las presta Michelle, de Sketchofthepast, 
para dar relieve a estas líneas. Obrigada, linda ;)

6 comentarios:

condado dijo...

No solo. Las habitaciones por horas de Buenos Aires también tienen corazón... que lastima el bandoneón...
tu ronca maldición maleva / tu lágrima de ron
me lleva / hasta el hondo bajo fondo / donde el barro se subleva... Aunque, ya sé, no me digás, tenés razón... Si vos lo decís también en Lisboa se pintan corazones y canciones de Waits... :)

Ra dijo...

No solo... no solo :)

Miguel Ángel Maya dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=kpsFidpASaY

Ra dijo...

Lisboa estaba a diez minutos.

luna lunera dijo...

Lisboa Rachel...

Doinel dijo...

Y es un lugar al que volver siempre. Besos