24 de febrero de 2012

Muellemente


"Poner la cosa en orden, ésa es la mitad de la batalla, en realidad es la batalla entera, 
organizar lo esencial y tirar todo lo que sobra"
William Gaddis, Ágape se paga. Sexto Piso


He llenado un sueño con una sesión de Bon Iver, casi veinticinco minutos inauditos, manteniendo la cadena de frío. Insonorizaba el mundo con tabletas vacías de ibuprofeno y lo escribía con las uñas pintadas de rojo manzana de caramelo. Necesito color y silencio una vez cada cierto tiempo. Los diarios pasaban a la historia, el sueño todo era pura osadía. Quién me ha robado la fase REM. De repente pensaba en dos o tres cosas bonitas que contar con los dedos, y respiraba (así de) hondo. Lhasa cantaba conmigo Y así amo yo, con rimas tan torcidas, buscando disonancias (...) Comía nata a cucharadas para compensar mi crueldad con la zona anterior de la lengua, directamente de la tarrina, y acentuaba sin piedad todo lo que quería susurrarle a gritos al ayer y a lo que queda de mañana. Acababa de comprender que, ciertamente, la realidad no bastaba. Edité todas mis sandeces en un tomo gastado de Austral y salí a la calle a pedirle a mi óptico unas gafas de Cunqueiro. Tan armada como peligrosa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

grande!

Edouard Doinel dijo...

De autobiografías están llenas las hojas de los viejos tomos de Austral.

Anónimo dijo...

Qué dos temazos musicales. Gracias por seguir descubriéndome buena música. Te debo muchas canciones. :)