23 de septiembre de 2011

[Paréntesis (LXXXVII)... Sulla felicità a oltranza]

"(...) De modo que si un día del próximo septiembre, en un momento dado, y si estoy completamente solo, se me ocurre que tengo que ir a Casal Borsetti, cogeré el coche y me iré a Casal Borsetti, y probablemente tendré ocasión de llorar la media hora de llanto atrasado que un día no lloré, y no debería desaprovechar esa ocasión. Para mí ha llegado el momento de inventarme mis propias fiestas; y ahora tengo mis probables fiestas de Casal Borsetti, mis fiestas de San Dámaso y mis fiestas de Bignola. El que es libre está capacitado para inventarse sus festividades, sólo tiene que esperar a que se le ocurran. Convertirse en un inventor de festividades para sí mismo y para todos los que se apunten debe de ser algo bonito."


Sobre la felicidad a ultranza
Ugo Cornia
Periférica

21 de septiembre de 2011

Be the overflow

Los libros van siendo el único lugar de la casa 
donde todavía se puede estar tranquilo.
Julio Cortázar

Querría escribir la caída de un imperio de naipes-carcajada, un contagio, la risa a fondo perdido, till my tights are steeped in burning flowers suscribiría, con notable entusiasmo, si en lugar de flores E.E. Cummings hubiera elegido, qué sé yo, cualquier otra palabra. Escribo en realidad un Manual del refugiado: guerras, revoluciones, persecuciones entre yo y mi ombligo; extorsión, pillaje, saqueo, presos de conciencia, toma de rehenes. Espero el otoño leyendo-un-libro-más, aquella teoría del libro-más de Oliveira; se trata de forrar el rumbo de letras, de armar el Pequod; arrimarse o no al querer, que vuelvan o no vuelvan las putas golondrinas. Me llevo a conclusiones pantanosas, me llevo a error -donde caben dos, caben tres-, y hago constar, en el capítulo once-número romano de mi tratado de la guerra, que el corazón es un mitómano; echarlo a la sartén, vuelta y vuelta. Salpimentar. Entonces nos comeríamos al enemigo. Fagocitosis, o casi. 
Oh, mon coeur, we died with our boots on. After all.


Foto: Martes, Granada Sept'11.

17 de septiembre de 2011

Take for the falling rain a hat*


Recoger el sombrero y
la cuchillita de hacer cicatrices por la línea de puntos,
y dejarse ir.
La cobardía está infravalorada.
Diría, amor, que de manera obscena.


13 de septiembre de 2011

Fila 10 Butaca 11

"A fin de cuentas, lo único que interesa a todo el mundo, es decir, a todo el mundo que escribe, es vivir dentro de sí mismo para contar lo que hay dentro de sí mismo. Esa es la razón por la que los escritores tienen que tener dos países, el país del que son y el país en el que realmente viven. El segundo es romántico, es algo aparte, no es real pero está realmente ahí."  
Gertrude Stein, "París Francia"


En días desastrosos uno ignora más que nunca los estímulos y los mensajes encriptados, o las casualidades, por mor de mirar al suelo, recrearse en el arrastre de sus pies y pensar que lo filma Woody Allen en travelling decadente. Tengo un no-día -querido y obsoleto diario-, decido irme a encontrar a una librería, buscando a Ugo Cornia y a Maikovski, y a Ducharme y Fogwill y Andréi Bieli, que no están o ya se han ido, o nunca vinieron. Camino con cierto ritmo porque llevo dos semanas escuchando a Joséphine Baker. Topo con Gertrude Stein, París Francia, y pienso en aquella imagen que tanto me gusta junto a Alice B. Toklas. Quiero tratar a esas señoras. También quiero haber escrito La literatura nazi en América, de Bolaño, y pienso que quizá Barcelona fue su París. Vuelvo a Boris Vian. Saco mi entrada para Midnight in Paris, cuatro meses después de su estreno, tengo mis ritmos, por hache o por be. Me armo de ibuprofeno, antiinflamatorio, y busco la fila diez, butaca once. Estoy sola en la sala del Albéniz, recorro París, las butacas wore grey, and I wore blue. Esto no es París, es solo cine, pero yo soy ese plano secuencia del protagonista maravillado como único espectador en un patio de butacas vacío, mi plano de gloria. Llego huyendo del presente, como Owen Wilson, quiero quedarme; soy feliz en versión original y con sonrisa flapper. La retina actúa como un obturador que hace click, click, click, y nos devuelve a casa. Cada disparo, un souvenir.



Fotograma handmade de Midnight in Paris. Septiembre'11.

4 de septiembre de 2011

Sendo acrobata, meu irmão*


 "It's not on any map, true places never are"
H. Melville, Moby Dick


Septiembre se topa con todo patas arriba, las notas sueltas, el parquímetro, el hombre del tiempo con el norte perdido, tu pelo revuelto, la arena mudando, Joe Henderson acompañando de saxo cualquier mentira de tres al cuarto. Dejo los teléfonos sonar, el río correr, el cariño en pagarés. Últimamente doy un ticket con cada atropello. Pertenezco a toda canción en que se me empadrona el alma. Veo corazones tocados en misiones Petersberg, pobres diablos matando vampiros con estacas de alpaca, la vida justita para pasar la vida; creo en todos los monstruos del mundo. No visto la atrabiliaria realidad de recursos estilísticos,  profeso un parco optimismo que me guardo como un salvavidas biplaza, para invitarte a mojarse en aguas de uva blanca, allá sin ir más lejos, entre el naufragio y la acrobacia.