28 de marzo de 2011

Tirar da alma os bocados precisos*

Qué pobre es soñar de a poquito, soñar aguado, soñar con pies de plomo; 
llenar al cincuenta nomás el depósito, soñar a medio gas, 
dar la mitad de la cuerda.
Qué derroche de medias tintas, de conjugaciones nonatas, 
qué anhelar de puchero, qué soñar masticable;
Qué mal conductor ese tejido onírico, qué soñar de vacas flacas,
qué manera de faltarle a un puzzle.




 Collage de Sara Huete: Tirar da alma os bocados precisos*

24 de marzo de 2011

Se alquilan vistas

Con los harapos del tiempo, 
con el tintineo del latir al trote, 
con la sombra de esta duda larga donde quitarse el sombrero,
con la pulpa y el poso, concierto;
con el pulso insobornable de la buena letra, 
sin querer queriendo urdimos (guárdame, pretérito)
esta suerte de república devota.


21 de marzo de 2011

0,2 mm

 En los mapas hay rutas marcadas con rotulador, y rutas encima de esas rutas. 
Hay círculos rojos, errores geométricos, manchas de café. 
Tengo una enorme fijación con los mapas, me gustan, me sitúan; 
aunque no me crea todo lo que digan, 
o me los salte a conciencia más de una vez. 
Un mapa es una piel de la que borrarse. 
Salirse del mapa, eso.
El miedo a perderse no conduce a ningún sitio.



Cara B. Queridos tamarindos.- La Bien Querida

Natalie Paine in Claire McCardell swimwear, 1950, photo by Louise Dahl-Wolfe

20 de marzo de 2011

Demora (náutica)

Con tus palabras armo yo un navío.
Con mi letra pintas tú una constelación.
Al tanteo de profundidades para no encallar, 
nos salen cálculos denodados, garabatos sueltos de tiza,
así, limpios, como de niños chicos. 
Entre zarpe y arribo, tú, yo, 
y esta alegría navegable.

Foto: Rumbo. Gibralfaro, Málaga, Marzo'11.

13 de marzo de 2011

Geometría y balística


Pienso en puntos de inflexión, en mimetismos, en cálculos sin común denominador, en esta manera de tenernos, torpe, descuidada, casi delictiva. Pienso qué sería lo primero que haría contigo si decidiéramos hacernos felices, y me digo: nada. Pienso en el frío que me quitas cuando bordeamos el mar, en los besos para callarme la boca, en el compás de mis botas esquivando el asunto, en la medida del silencio haciéndose eco y ángulo de ti; yo y mi tangente. Pienso en llamarte y decirte que te has dejado olvidadas un montón de palabras en mi nuca y ahora, ahí, hay pintado un algoritmo. Pienso, me veo clara, y me aburro. Pienso en la teoría de la bifurcación, y en la de las catástrofes; tal como lo pienso dejo de pensarlo. Pienso en la trayectoria de una bala. En este punto necesito onomatopeyas. Mis poco-elásticos pensamientos rebotan al chocar conmigo.


6 de marzo de 2011

Etiquetas


El pensamiento tiene alas de juguete, y prisa, y un tacto irreverente
y un artefacto de titular adhesivos, 
y de decir digo donde dijo Diego, o Rodrigo, 
y de ponerlo todo patas arriba,
y de saberse meridianamente en su propio caos etiquetado. 


4 de marzo de 2011

Volcánico

Volver a ti es el camino de servicio 
para sacar palabras de mi chistera rota, 
yo que no entiendo de lindes, tú que me mueves los marcos. 
En el espacio que va de mi despiste a tu sombra 
hay un banco para verlas venir y tú, que lo sabes y callas, 
acechas el salto del temporizador, 3, 2, 1, aquí estoy. 
Ahora que he aprendido a hacer nudos corredizos, 
a usar el paso de las primeras veces, a escatimar en porqués, 
a pedir el último baile a mis fantasmas, 
ahora que me quema tanta vida inerte,
ahora que nada, ahora que no sé si te escribo a ti. 
Al otro lado una voz dice corre, que te echo de menos,  
y yo entretanto tropiezo con el único modo que sé de quererte, 
con el autismo de las paredes de un piso franco, 
con dentelladas de tu piel herida, tengo palabras de mercromina, 
muerdo la mano que me da de comer. 
Me arrastran los faldones de doble forro de la memoria.
Para llegar al magma ya casi no tengo que engañarme.