29 de enero de 2011

27 de enero de 2011

24 de enero de 2011

El día que quise aprender a pintar

El estudio de mi padrino se tornaba en habitación de invitados cuando me quedaba a dormir. Era grande, con una escalera dentro que subía hasta el segundo piso, llena de canastas. Gran parte de las noches las pasaba sosteniendo la mirada a los ojos que me observaban desde los lienzos: señoras de luto y manos arrugadas, perfiles sacados del imaginario de La Alpujarra, bellas mujeres desnudas, gitanos de semblante andariego, niños de pecho... la retirada siempre era mía. La cama era amplia y rodaba. En una jaula oxidada colgando del techo había una cabeza de muñeca. Recuerdo miles de pinceles secos boca abajo en botes de pepinillos. Paletas con cartas de colores como ausentes en stand by, olor a leña y aguarrás. El caballete debajo de la claraboya, estanterías y tomos de Taschen. Me sentía dentro de un bodegón a tope de manzanas. Con tres años él me convirtió en un instante y me hizo parte de un mural flamenco que ocupaba toda una pared en un insigne pub local y ochentero. Hace unos años se fue y dejó su nombre a un certamen de pintura joven al aire libre. A mis años yo no sabía que hubiera paradas para coger la máquina del tiempo; y hoy me han regalado un billete. Mi yo minúsculo ha llegado a mí -o yo a él- a través de la historia particular y de un gran testigo amigo... condensador de flujo, que ni Marty McFly. 
Qué cuadro.

23 de enero de 2011

Quiet is the new loud


Acabo de ver un número considerable de palabras
jugando a la ruleta rusa.
Jugaban conmigo.


Foto: Mad Men, Season I, mirada casera.

21 de enero de 2011

Desde el hedonismo, con amor

En este mundo mordaz das una patada a una piedra 
y te salen tres masocas.
Nada que objetar: yo las filias las respeto mucho.
Había una vez un catálogo.

17 de enero de 2011

Irnos al infierno

Hay un fundamento perpetuo y una muchedumbre cabreada de fieles;
 Hay deudas que no prescriben y, ay, absoluciones cada tres hostias;
un credo huérfano de tiempo, una eucaristía, un bautismo
un pedir de rodillas, un peñón de bocados por ocupar
resurrección y no más cera que la que arde;
un rosario de condenas y otra mejilla que poner;
un limbo donde montar un after y un pecado capital;  
prisa, santa paciencia y anales de la historia,
(pre)meditación, conformidad y alevosía, 
bienaventurados los mansos ;
el averno como ciudad de vacaciones.
No lo digo yo:
El purgatorio es un fuego interior.
Amén.
Religiosamente nuestros.



15 de enero de 2011

Sumo y resto



We fall, we fell, we are falling. Nothing mitigates it.
Henri Cole

Dice Rivas que las lenguas tienen vocación de quererse, de abrazarse.
Dice Millás que hay alucinaciones inversas, que consisten en no ver lo que existe.
Tengo una bacanal de cosas dichas, de lenguas y (contra)alucinatoria,
de tres o cuatro ideas veleta que copulan obsesivamente,
una suerte de literatura documental 
que lleva por dinamo una bomba de relojería:
round up the usual suspects.
Tú y yo, uva de tinta.

Cara A. Take me out.- Franz Ferdinand
Cara B. Uva de la vieja parra.- El Último de la Fila

Foto: Altas horas
El Pimpi, Málaga. Enero'11

12 de enero de 2011

Glosario

Una querencia tengo por tu acento
Miguel Hernández

De la sed, de lo inoportuno no quiero desprenderme.  
De las ansias, de la incontinencia, de la flacidez emocional,  
de ese comer más con los ojos  
(se come con la boca),
de amores paliativos y placebos varios,  
del mimetismo quiero curarme en salud. 
No digo, no, que esto no sea grave.
 

9 de enero de 2011

Commonplace Book (17)

"(...) En este tiempo de disciplinantes aciagos, para salvarse hay que elegir entre aquellos que al ver unas flores siempre piensan en un féretro y los que son capaces de matar con tal de que nadie le estropee un desayuno".

 Manuel Vicent, en El País

 

La felicidad un domingo, por 2'40 €, más IVA.

 

Letra pequeña


Ese asterisco emocional 
que religiosamente viene conmigo.

5 de enero de 2011

Noches de reyes

Lujo es empezar la noche de Reyes con historias de mayores republicanas: 
inventario de rayuelas pintadas con sucedáneos de tiza, 
de puñados de caramelos contados en cada par de zapatos, 
de ingenio e inventiva destroyer materna y paterna, 
de niñas esperando de Sus Majestades muñecas confeccionadas con pedazos de medias rotas. 
Esto sí es echar un remiendo a la vida.


Sean buenos, (no) pidan demasiado.

2 de enero de 2011

Eu voando e ti voabas*


Leí en un cartel de la noche compostelana: 
El cuerpo como lienzo para la creación
Eso que se me escapaba de las manos era mi Síndrome de Estocolmo.


1 de enero de 2011

Paréntesis (LXXVIII)... Desnortados

"Desteorizarme, descomerme, desconvencerme, desoírme, desescucharme, desleerme, desescribirme, desamarme, desandarme, desvivirme, desaprenderme, descreerme, desnacerme, descomprobarme, desgolpearme, desavanzarme, despresionarme, desdormirme, desllorarme, desbordearme, desalquilarme, desinvertirme, desemplearme, desfamiliarizarme, desinventarme, desideologizarme, desnortarme, desayunarme, desabrocharme, desasomarme, desertarme, desembarazarme, desmemoriarme, desvencijarme, desdecirme, descerrajarme, desviarme, desmejorarme, desmarcarme, desmadejarme, desmocharme, desmovilizarme, desmigarme, desinsectarme, desintoxicarme, deslizarme, desmadrarme, descalcularme, desrazonarme, desafirmarme, deshuesarme, desgajarme, desterrarme, desgañitarme, desfibrilarme, desencontrarme, desgozarme, desengañarme, desencenderme, desapagarme, desespesarme, debilitarme, desmasturbarme, despreciarme, desmayarme, desborrarme, desalojarme, desalmarme, desvivirme, desaguarme, descalzarme, desenturbiarme, descorcharme, desenfadarme, desviscerarme, desacentuarme, desalarmarme, desinfartarme, desmilitarizarme, desposibilitarme, desespañoli-zarme, desconflictuarme, descompletarme, desglobalizarme, desemplearme, desinteresarme, despersonalizarme, desalfabetizarme, desliarme, desradiarme, despublicarme, desmoralizarme, desinhumarme, descristianarme, desbarrancarme, descomplicarme, desafrancesarme, destilarme, desposibilitarme, desencantarme, desdoblarme, desenorgullecerme, decapitarme, desorbitarme, descalzarme, desabrirme, desfondarme, deletrearme, desventrarme, desinvernarme, desdecirme, desembutirme, desempeñarme, deshipotecarme, desputearme, desafeitarme, deslavarme, desarreglarme, desdrogarme, descocinarme. Deslumbrarme."
 
(Des) Propósitos
Juan José Millás, en El País