24 de junio de 2011

Naftalina


Tengo palabras de gánster, y un alma de tela que visto 
(he perdido todo el hilo) de negro Baudelaire.
Sal marina en la herida ontológica, un parche en el ojo donde pongo la bala, 
sucede que escribo sin hacer pie.
El sentido armándose solo de valor
al grito esnob y pirata de ¡Vivir envilece!.
No sé si Todos al suelo o si Tierra a la vista
Orilla y cuerpo de agua: mi carta de honduras y certezas.

9 comentarios:

jlmartin63 dijo...

Me gusta eso de "escribo sin hacer pie". Lo practicaré, a ver qué ocurre.
Por otra parte, tengo esa foto en mi blog, pero soy incapaz de recordar la película de la que se ha extraído. ¿Me lo sabrías decir?
Besos

Ra dijo...

La verdad es que no lo sé, José Luis, contaba con que lo señalaran en el tumblr del que la saqué (que tampoco recuerdo, además), pero nada... A ver si nos pasa como con la Hardy, y nos lo contamos ;)

Anónimo dijo...

Doña elegante

Microalgo dijo...

"Vivir envilece".

Mmm...

Bueno. Sí. Se lo concedo, ande.

Ra dijo...

No lo digo yo, Don Micro... lo decían aquellos exquisitos del Club de Los Bigotes Largos ;)

Ra dijo...

Y gracias, Anónimo.

Not dijo...

Ole.

A. Doinel dijo...

Lo han dicho más arriba, pero igual, le voy a robar "escribo sin hacer pie". Hay pocas sensaciones tan jodidas como esa.
Bisou

Torreira dijo...

Eres a miña escritora afogada preferida.