17 de abril de 2011

Borrador

 
Aquí no decía nada, lo dejé todo por escribir.
Lo relleno (o lo vacío) ahora como si caducase.
Me gustan mis espacios en blanco más que mis palabras con última palabra, 
los habito sin necesidad de hacerlos míos.
Aunque no cuenten nada.
Sólo por haber tenido tanto que decir.
Los borradores también son no-lugares, sin signatura ni etiqueta.
Donde nada transcurre.
Sólo que.
 
 

9 comentarios:

condado dijo...

¡Qué bien le sienta la primavera!

Anónimo dijo...

Mira que eres grande, Raquel...

Beluka dijo...

ai, neniña...
:D

Anónimo dijo...

Un borrador tuyo bien vale la espera....eres la niña bonita de las letras!

sindrome coleccionista dijo...

Los borradores tienen secretos que jamás deberían de ver la luz...
A veces se dice más con lo q se calla y se mira de reojo y los suspiros son nuestros testigos

Bolboreteira dijo...

Genial!
besotes!

A dijo...

Precioso blog.

Raposo dijo...

Para ser un borrador no está mal, oiga!

Isota dijo...

¡Hola Ra! ¡Es genial!
Un beso :)