4 de marzo de 2011

Volcánico

Volver a ti es el camino de servicio 
para sacar palabras de mi chistera rota, 
yo que no entiendo de lindes, tú que me mueves los marcos. 
En el espacio que va de mi despiste a tu sombra 
hay un banco para verlas venir y tú, que lo sabes y callas, 
acechas el salto del temporizador, 3, 2, 1, aquí estoy. 
Ahora que he aprendido a hacer nudos corredizos, 
a usar el paso de las primeras veces, a escatimar en porqués, 
a pedir el último baile a mis fantasmas, 
ahora que me quema tanta vida inerte,
ahora que nada, ahora que no sé si te escribo a ti. 
Al otro lado una voz dice corre, que te echo de menos,  
y yo entretanto tropiezo con el único modo que sé de quererte, 
con el autismo de las paredes de un piso franco, 
con dentelladas de tu piel herida, tengo palabras de mercromina, 
muerdo la mano que me da de comer. 
Me arrastran los faldones de doble forro de la memoria.
Para llegar al magma ya casi no tengo que engañarme.

16 comentarios:

Beluka dijo...

No sé cómo aplaudir con el teclado, pero tú ya me entiendes. Y me encantas!
Besiños, linda!

Miguel Ángel Maya dijo...

...A ver, cómo decirlo: ya no me quedan sombreros que quitarme ni ante usted ni ante sus palabras. No contenta con eso ni con hacer que se pierdan los papeles, lo incendia usted todo cada vez que escribe...
...Es usted una creadora de delicias, Ra...
...Asisto alucinado a esta volcánica fiesta de palabras...

Ra dijo...

No os merezco.

Mua! y Mua!

rui dijo...

mi madriña!
ou tamén: chapeau!

Anónimo dijo...

Estás que arrebatas, preciosa
Estás de lo más retrechera
Estás tan bonita y airosa
Que luces mimosa, tu gracia chispera
Estás tan soberbia y hermosa
Que luces airosa, tu sal postinera

Cuando me miras morena,
De adentro del alma, un grito me escapa
Para decirte muy fuerte, guapa, guapa y guapa
Y es que tu cara garena,
Me roba la calma con gracia chulapa,
Y te diré hasta la muerte, guapa, guapa y guapa

Estás que da gloria mirarte,
Estás que se para la gente,
Estás como para adorarte y luego besarte ardorosamente
Estás como para robarte y muy lejos llevarte, estás imponente

Cuando me miras morena,
De adentro del alma, un grito me escapa
Para decirte muy fuerte, guapa, guapa y guapa
Y es que tu cara garena,
Me roba la calma con gracia chulapa,
Y te diré hasta la muerte, guapa, guapa y guapa

Cuando me miras morena,
De adentro del alma, un grito me escapa
Para decirte muy fuerte, guapa, guapa y guapa
Y es que tu cara garena,
Me roba la calma con gracia chulapa,
Y te diré hasta la muerte, guapa, guapa y guapa

Ra dijo...

Jajaja! Eso hay que firmarlo, Manolo... que diga... Anónimo :D



Me alegra tenerle por aquí de nuevo, Rui :)

condado dijo...

Si que se mueven los marcos, si. Lo copio... : )

Ra dijo...

:)

Ra dijo...

Por lo visto blogger se ha comido comentarios, sorry.

Kaplan dijo...

Encantoume: é vde. unha domadora de palabras.

Carol Bret dijo...

"y yo entretanto tropiezo con el único modo que sé de quererte"... Maravilloso. Y esos faldones de doble forro, el banco para verlas venir... Todo el poema lo es, apasionada Ra. No me extraña que no se le pase ese muso tan eficiente ;)

Blue dijo...

Perfecto, Ra.

(Me dan ganas de copiarte ;-)

Bicos**

Ra dijo...

Kaplan, Blue... gracias, muchas :)


Srta. Bret, son varios (los musos)... tampoco soy tan explotadora ;P

Anónimo dijo...

Es cierto, Ra. Estás escribiendo cosas muy chulas.

Ra dijo...

Gracias, Anónimo.

Polifonía en dijo...

Tanto me gusta que me lo llevo a mi blog!! Con tu permiso, querida (o sin él)

Abrazos, Cobiñas