13 de marzo de 2011

Geometría y balística


Pienso en puntos de inflexión, en mimetismos, en cálculos sin común denominador, en esta manera de tenernos, torpe, descuidada, casi delictiva. Pienso qué sería lo primero que haría contigo si decidiéramos hacernos felices, y me digo: nada. Pienso en el frío que me quitas cuando bordeamos el mar, en los besos para callarme la boca, en el compás de mis botas esquivando el asunto, en la medida del silencio haciéndose eco y ángulo de ti; yo y mi tangente. Pienso en llamarte y decirte que te has dejado olvidadas un montón de palabras en mi nuca y ahora, ahí, hay pintado un algoritmo. Pienso, me veo clara, y me aburro. Pienso en la teoría de la bifurcación, y en la de las catástrofes; tal como lo pienso dejo de pensarlo. Pienso en la trayectoria de una bala. En este punto necesito onomatopeyas. Mis poco-elásticos pensamientos rebotan al chocar conmigo.


10 comentarios:

Anónimo dijo...

Dispara...

Miguel Ángel Maya dijo...

...Lo primero de todo, aquí...

HombreRevenido dijo...

¿Tienes un cerebro de repetición?

Ra dijo...

Pensar es como vivir dos veces... ¿quién era? ¿Cicerón? :P

Bolboreteira dijo...

Precioso sin más!
besos!

Raposo dijo...

Piensas luego vas, estornudas, haces gárgaras, jugueteas con las sombras y las palabras, en fin, resistes.

rui dijo...

je pense donc je suis... ma pensée

Paula dijo...

Gracias por dejar tu comentario!:) Me gustan mucho tus entradas y el uso que haces de las imágenes, pasaré más a menudo!;)Un saludo!(me ha salido rima y todo jaja)

A. Doinel dijo...

A

A. Doinel dijo...

La trayectoria de una bala siempre es el camino equivocado, por muy parabólico que sea, mademoiselle.
Pero es tan bonito leerla.
Bisou