21 de marzo de 2011

0,2 mm

 En los mapas hay rutas marcadas con rotulador, y rutas encima de esas rutas. 
Hay círculos rojos, errores geométricos, manchas de café. 
Tengo una enorme fijación con los mapas, me gustan, me sitúan; 
aunque no me crea todo lo que digan, 
o me los salte a conciencia más de una vez. 
Un mapa es una piel de la que borrarse. 
Salirse del mapa, eso.
El miedo a perderse no conduce a ningún sitio.



Cara B. Queridos tamarindos.- La Bien Querida

Natalie Paine in Claire McCardell swimwear, 1950, photo by Louise Dahl-Wolfe

11 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Los mapas también tienen cara B.

Y eso conecta sitios remotos. Y te da algún que otro susto.

condado dijo...

Una piel de la que borrarse... Que bueno! Tengo en mapas enormes toda la frontera con portugal, la "raia seca" y me pierdo siempre.

Anónimo dijo...

Hay días en que estás si cabe más bonita...

rui dijo...

0,2 mm é Rotring
é a adolescencia que asubían os merlos
tinta china, papel vexetal e unha cuchilla de afeitar
tant de souvenir!

Miguel Ángel Maya dijo...

...En los círculos rojos, los errores geométricos y las manchas de café anida la vida...
...¿Qué me dice, Ra, de esos mapas medievales que sustituían lo ignoto por monstruos marinos, la topografía desconocida por el miedo a perderse en forma de animal mitolótico?...

Carol Bret dijo...

"El miedo a perderse no conduce a ningún sitio."

Y punto pelota.
Estupendo.

Kaplan dijo...

Ás veces os mapas valen de ben pouco. Hai uns días que non dou co camiño ao meu vello blog, por moito mapa que consulte. Problemas alleos á miña vontade obrigáronme a abrir un novo blog para salvar o vello e seguir adiante.
Terá a amabilidade de cambiar o enderezo na súa lista de blogues? Agradeceríallo ben

Anónimo dijo...

Lo bien que lo dice todo mi rubia!

Bolboreteira dijo...

Es verdad...el miedo en genearal no suele conducir a nada.
Me ha encatado!
Besos

condado dijo...

Adicciones cinematográficas... http://vimeo.com/user999299

Ra dijo...

Gracias, Condado... eso no lo puso en Facebook la Srta. Jess, no lo había visto... una chulada.