22 de agosto de 2010

Sincronismo

Cuando tornamos a un recuerdo, la memoria 
no camina ya por las mismas calles
mas que así, vaga y subterráneamente.
Pero este plural, con margen de error, socavón y urbanística,
no deja de ser mio.


(por/para Patricia Gonzalo De Jesús)

Imagen: Atando el cielo, Victoria Civera.


5 comentarios:

Mararía dijo...

El recuerdo es sólo de uno, no cabe duda y se hace a su manera. Eso sí que es una endemoniada libertad, no?

Antonio dijo...

¿Amor de verano?)
Si te sirve de algo, a mí me pasaba igual hasta que aprendí a volar ;)
Besos

luna lunera dijo...

La memoria hace con uno lo que quiere, es inútil rebelarse.

Te veo cuando te vas, así no hay manera.

Un beso.

condado dijo...

Es bonito esto de salirse del cuadro. En cuanto a lo de la memoria creo que es un poco esto mismo, las calles son las mismas pero no las pisamos,ya, de la misma manera, de alguna manera algo habremos aprendido, no?... (Es por hablar no mas)

Isota dijo...

Me encanta!! :)