27 de agosto de 2010

Los sentimientos, como el aire, están llenos de microbios (*)


Qué cabe esperar. No me salen poemas a lo Baudelaire, ni callos por romper contratos de cristal de Murano; voy de elegante color luto a los días grandes de boda, no cortejo a la inercia, soy fiel a no detenerme; suelto un Friday, I'm in love, pero poco convincente, contrarreloj: es este el modo en que suelo llamar al amor, tengo un reservado, un cupo de besos de emergencia. Soy todo lo que quise ser de niña y ahora no sé qué hacer conmigo. En provisión de fondos la carne crujiente y la esperanza de anteayer. Juego sin trucar los dados, tengo alma de operetta, no quiero fundar nuestro hogar. Camino siempre con una guerra pegada a las faldas, pero llevo dentro una vieja revolución. Es mi corazón una bomba aspirante e impelente que luce el necrosado como un terso tapiz.

 

(*) 'Fuga,' de Deneuve.
Imagen: Harry Callahan, 1984

12 comentarios:

Antonio dijo...

Por eso, también algunos sentimientos se pegan sin que podamos hablar aún de pandemia. No soy falda ni la llevo, como el probe Miguél, pero visto de rojo para confundir de noche a las luciérnagas que revuelan impolutas sobre nuestras cabezas, y llevo afuera del pecho una revolución nueva imposible de aplazar en un corazón viejo. Espero para mañana carne bien hecha, invisible en sentido contrario a las agujas del reloj. No utilizo reservados, me gusta más la calle bajo la piel del terciopelo. Pongo bombas en Necropsias para dejar bien matados a todos los muertos, porque no me fío de ellos. Leí el Necromicón demasiado pequeño y sobreviví despierto, engañando con un ojo cerrado y otro abierto. Así salvé algunos muebles del destierro. Tengo alma y afán de nada y por ambición puedo calarme hasta los huesos. Gasto suficiente tiempo para pinchar gotas de oro y miel en algún sitio que no sea el hogar, queda muy lejos de casa. Me cansé de jugar porque, sin querer, siempre ganaba. El tapir es lo más parecido a un oso hormiguero, trompa aspiradora del cielo de las hormigas. No voy a enguantarme los dedos.

Despegante dijo...

Hi! Menudo contraste de frases, casi parece que los colores del blog esperaban una entrada como esta, en blanco, negro, rojo y los subterfugios de los varios sentidos de todo.
Y a dar gracias porque cada viernes podemos cantar a The Cure, primero un "Friday, I'm in love" y de postre un "Lovesong" de rechupete.

Besines

Ra dijo...

¿Me está haciendo un remake? :D

Ra dijo...

Eleazar, menos mal que sé dónde encontrarte. Loviu.

Anónimo dijo...

Eres un fenómeno, le pese a quien le pese


M

Anónimo dijo...

Se respiran momentos de cambio.
A veces y solo a veces son necesarios.
Pasaba por aquí./Da gusto leerte

condado dijo...

Qué bueno! (aunque no me guste el tono de ese no sé qué hacer conmigo). ¿Y lo del necrosado como un terso tapiz? parece de ultratumba, no? Plas, plas, plas...

Mararía dijo...

Pues yo ayer fui a un entierro, con ropa normal nada de luto. La guerra la de San Pedro a las puertas, yo aquí con mucha paz. Y la familia con el corazón en un puño, el mío sigue estando en su sitio. Noto que me voy acercando a lo quise ser, pero ahora ya quiero ser otra cosa.

;) Besotes.

Torreira dijo...

Ti o que eres querida, é unha escritora impelente.

Anónimo dijo...

Como devolta de sutiles e gloriosas cancións que vostede nos oferta, e pola ponte a outras, aí vai unha

louca de todo

para momentos descreídos

Fiebre dijo...

Sólo puedo hacerte la ola.

Si hoy fuera viernes te diría que eres una escética del copón (friday i´m in love), aunque a la 1.00 quizá volvería a hacerte la ola.

Eres grande Ra...

Chus dijo...

Yo he leído el titulo de tu entrada estos días en alguna parte, no consigo asociarlo, pero se que fue una lectura que me gusto,un abrazo