6 de julio de 2010

[editar]

Me ronda el Mein herr por la cabeza porque en esta época del año, no diré que no, sustituyo unos pensamientos por otros y llamo a eso alma reponedora, herencia desmemoriada de amores proletarios. No encuentro más que una manera de tomarme el pulso cuando el resto de todo me parece de una cutrez extrema y espumosa; sacar mi voz a una página es la moneda que tiré a la fuente. No logro darme carta de presentación más que en ese momento en que quiero escurrir de las entrañas todas mis poéticas ganas de vivir, que me han salido tímidas, y que saben a todo menos a poesía. Tengo los temores  escrupulosamente domesticados y, ordenadas por tomos, todas las cosas que alguna vez no necesité decirte. Tengo firmado con mi impaciencia un tratado de buena vecindad. Mis ganas de ti y de mí andan sin corsé. Yo y mis inventarios.



Ilustración: Jack Vettriano, The temptress

8 comentarios:

Ra dijo...

Blogger no me deja ni leerles ni 'moderar' :(

Isota dijo...

Tu estilo y visión al escribir son ¡sublimes!
:)

Blue dijo...

Perfecto, Ra.

Te felicito.

Raposo dijo...

Y como decirte ahora que me encantan tus inventarios!!!

Anónimo dijo...

Ein Kuss, bitte.

Anónimo dijo...

Cuánto te echo de menos...

Anónimo dijo...

.... MVC

Anónimo dijo...

.... MV