7 de mayo de 2010

Pedir tu mano


Nuestra historia son actos reflejos yuxtapuestos.
No hay más que contar a los nietos.

3 comentarios:

Filipa Júlio dijo...

esta é a carrinha dos meus sonhos : )

Novecento dijo...

Niña eres tremennnnnda

Anónimo dijo...

La face cachée n´est pas mal non plus :)