14 de mayo de 2010

Ensayos

"¿Y si en el momento de máxima plenitud carnal nuestro deseo estuviese ya mirando hacia otra parte? No en vano, el deseo sólo anhela lo que no tiene y que debido a ello puede ser deseado. ¿Cómo el deseo va a desear lo que ya tiene? Eso sólo le ocurriría a un deseo que no está cumpliendo con su función."

Jesús Ferrero
Las experiencias del deseo. Eros y misos.



Saben ustedes que yo no soy nadie, pero también le habría dado a este señor el Premio Anagrama de Ensayo. 
En la imagen, Tom Ford.

8 comentarios:

HombreRevenido dijo...

Bueno, en ese momento de excitación es cierto que el deseo está muy muy lejos. Más concretamente en la centésima de segundo siguiente, que parece que no llega nunca.

Blue dijo...

Yo también le daría un premio.

Y al de la foto, otro.

condado dijo...

... ¿Y si el deseo está dentro de lo deseado y simplemente lo vas descubriendo día a día? ¿Y si se esconde en apartes de las teorías?... Creo que debería seguir estudiando el señor Ferrero...

A. Doinel dijo...

Y para mí que desear es un tanto cansino... El deseo, como consciencia, sólo tiene el objetivo de satisfacerse: matar el deseo.
Pero el deseo, Mademoiselle, es un rasca y gana que al final indica "siga jugando".
Le deseo un gran fin de semana.

Bacco dijo...

abito a soli ventisetteeuroenovanta....a quanto abito io?

Anónimo dijo...

pedalato con voi ieri.......

Eli G. dijo...

WWW (Would Wish Work?).


Sitos

Anna Carnovale dijo...

DESEO DESEO ...