24 de enero de 2010

Domingo y Windsor

Domingo mañana y Joaquina me presta pedazos de su vida con Pepe en Barcelona y Málaga,  allá por los días en que la píldora anticonceptiva era bien de contrabando. Le comento a Pepe., el hombre que me enseñó a hacer un nudo Windsor, el buen porte de sus años mozos y el aire que le veo entre un joven Alberto Closas y el gran Mastroianni. Él, que viene en alpargatas, sonríe sin atisbo de falsa modestia: "Yo siempre iba hecho un merengue". Con los pormenores de su vida Joaquina me deja que construya un catálogo, en silencios que traen mucha calma; cada uno tiene su historia, rubrica Pepe. Algunos nudos necesitan más vueltas que el resto. La vida sigue siendo un tango mientras el sol se despacha a gusto en el cuerpo de una cafetera italiana.



Foto: En blanco y negro
MiddleOfNowhere, Málaga. Enero'10

11 comentarios:

Novecento dijo...

Hasta huelo a café

El Buscador de Miradas dijo...

Las historias prestadas mejoran con el tiempo, ganan consistencia y credibilidad.
Incluso desprenden el aroma de los buenos cafés.
Desmentirlas sería un sacrilegio.

El Anónimo dijo...

Cuál es tu historia- me pregunto yo como anónimo

Kaplan dijo...

...y usted no nos cuenta más. :-/

El futuro bloguero dijo...

Fantástico Marcelo, siempre...Nunca me había parado a pensar en su cierto parecido con Alberto Closas, jajaja, bien visto.

El café mañanero en la cafetera moka es uno de los placeres del domingo... sin prisa.

(En mi caso, aún siendo lunes, acabo de hacer lo mismo, una de las ventajas del INEM...)

Anónimo dijo...

¿Sabes que dices el '¿sí?' más bonito del mundo?

eva al desnudo dijo...

Y yo que afirmaría que la cafetera descansa sobre una raqueta de pim pom...Así es querida, a veces un tango, otras una milonguita.

*Dejé mensaje en El Baúl ;)

Anónimo dijo...

Mss Azucarillo:

Reixellllllll tengo ganas de tomarme un buen café contigo,como antaño hacíamos.

muac presiosa!

nancicomansi dijo...

CAfeteras italianas, Mastroianni, nudos Windsor y fotos antiguas..."pesqué" algo de esta historia de domingo...
me gusta que no seas explícita y sugieras tan exquisitamente.
Es delicioso como un café...;)

José Miguel Vilar-Bou dijo...

Me vendría de maravilla una cafetera de esas.

Fernando dijo...

Las personas que enseñan a hacer un doble Windsor suelen tener muchas más cosas de las que aprender.
Preciosos retazos, Ra.
(por cierto, ¿qué hace ahí mi cafetera, eh?)