28 de mayo de 2009

Paréntesis entre paréntesis


"No sé si ustedes conocen a Ángel González. Su palabra revela una mezcla de filósofo clásico y de anciano del lugar, de superviviente estoico que lo ha visto todo y lo cuenta todo, mientras pide una última copa para no dar por terminada la noche que de manera inevitable se pierde ya por la grieta rojiza del amanecer. (...) Detrás de la barba de Ángel González, se esconde la imprudencia más precavida que pueda conocerse. [...]"

Luis Gª Montero
Mañana no será lo que Dios quiera


No sé si ustedes conocen a Ángel González
. Tampoco si este post parcheado de letras incurre en más de una falta porque, bueno, al poeta Montero se le citan sus líneas decentemente pero, ese retrato de página de ahí arriba bien podría constar como fotocopia a efectos de copyrights y reservas de iure, por lo que ya no sé si atender a derechos de autor o de imagen, los libros son muy suyos. En fin, llevamos toda la vida parafraseando la Biblia y Dios no ha venido a pedir cuentas todavía; ergo me basta así: con que la curiosidad les pique lo justo para pinchar y ampliarla. Y quedarse con Ángel, si quieren; porque yo quiero que alguien lo tenga, e igual es uno de ustedes. LLegados a este punto, cualquier acuse de saqueo habrá valido la pena. Para ciertas querencias una es muy pirata.


Foto: Don Ángel
texto de la foto: Ángel González, en
"Mañana no será lo que dios quiera" de L.Gª Montero.

Ed. Alfaguara.
MiddleOfNowhere, Málaga. Mayo' 09

11 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Querida Raquel Drake.

Un placer compartir semejante botín, voto a bríos.

Me voy de grumete y cocinero de a bordo a pasar el fin de semana. Llevo lectura, música y cámara de fotos. Amigos y velas que ofrecer al viento.

Un parentesis en la trinchera. Un soplo de aire (puro)

A la vuelta contaremos

condado dijo...

Curiosamente la vida sí camina, quiera Dios o no quiera, todos los días y es curioso también como esa visión desde la edad de Ángel y su guerra, se repitió, al menos yo así lo veo, no en la generación de sus hijos si no de sus nietos. La represión, para los que no pudieron irse, fué brutal, eso sí lo quiso Dios, como si de pronto nadie supiese de donde venía, que todos fuesen ganadores -aunque no supiesen de qué- y que la ilusión era ese espacio metido en un cuadradito, sobre sus cabezas, en el reino de lo fantástico, nunca lo realizable por soñado. Yo todavía puedo ver -tengo ese privilegio- a mi abuela y a mi madre como si fuesen la marea alta y baja sobre la que está reflexionando Ángel, y usted, que nos invita, muchas gracias.
"No hubo elección/murió quien pudo/quien no pudo morir continuó andando/los árboles neveban lentos frutos/era verano, invierno, todo un año/o más quizá: era la vida/entera/aquel enorme dia de combate..." Ángel Gonzalez

Anónimo dijo...

Mss Azucarillo:

Gracias RA por alegrarme esta calurosa mañana de viernes, leerte es siempre una sorpresa y eso me gusta.

PD:¿nos pondremos de acuerdo florecilla silvestre?

DaviD dijo...

Eso era amor

Le comenté:
—Me entusiasman tus ojos.
Y ella dijo:
—¿Te gustan solos o con rimel?
—Grandes,
respondí sin dudar.
Y también sin dudar
me los dejó en un plato y se fue a tientas.

Ángel González

Anónimo dijo...

un post muy original señorita

Neu dijo...

No se puede ser tan guapa...

A. Doinel dijo...

Esto es un puro oasis, Mademoiselle. Si todos los abordajes son así yo quiero pertenecer a su tripulación, y pasar por la quilla, un día sí y otro también, a los responsables que nos chulean la cultura parapetados tras un copyright como escudo ridículo.
Y no, no conocí a Ángel... uno que tiene la suerte limitada.
La foto: pinchada, ampliada y alicatando mi fondo de escritorio.
Bisous et Merci

Ra dijo...

Entonces que me esposen, Monsieur.




Señores, señorita Azucarillo, buona notte.

Kundera-Zweig dijo...

De Ángel González siempre he admirado su sencillez, la sencillez de los grandes.

De usted admiro su originalidad para regalarnos post tan geniales como éste.

PD: Admiro más cosas (de usted), pero no se las digo :)

Doutora Seymour dijo...

Se a meten no caldeiro eu pásolle unha lima camuflada nas entretelas dun libro. E o menos que podo facer despois desta achega.
É o menos que terían que facer os escritores, cantantes, etc, xa que grazas a estes pequenos pirateos chegan áo coñecemento de moita máis xente da que nunca soñaron.
As cousas adoitan entrar polos ollos, os oidos..., despois un quere telas nas mans.

luna lunera dijo...

Entre tus palabras, las de Gª Montero y el discurso de presentación del libro de Sabina dan ganas de salir pitando a por él.
Besos.