4 de abril de 2009

Cantar del Mío Yo

Hay mañanas que se leen como diarios de a bordo, y como no hay foto que le haga justicia al estribillo lo-fi que suena en tu cabeza -feeling afotogénico, lo llamaremos-, anotas tres o cuatro cosas que harán rentable que hoy se apellide ayer, y anotas, porque ya dice Gabo que sin memoria, cuadra hacerte una de papel. No tienes ojeras que esconder pero disimulas tu alegría más íntima, tan calladitamente tuya, tras unas gafas de sol. En tu pedazo de esa tarta que es el mundo, se llevan los colores y las flores de Abril, sin embargo tú saltas a la comba con el tiento acuciante del verano. Y tampoco te lo explicas.
Tú me recuerdas a mí cuando es tu nombre el que llamo.

7 comentarios:

El Buscador de Miradas dijo...

Esa felicidad íntima, inexplicable, que brota de dentro hacia fuera, me ha parecido siempre la más real de todas.

Axier dijo...

Oh Alteza....qué nombre llamarás...
La música como siempre de 9 y medio para arriba, que se que no te gustan los diez

un abrazooooo

condado dijo...

Me alegra que tomes notas y notas...

Anónimo dijo...

I want you, I want you!!

luna lunera dijo...

Después de este tiempo sin poder apearme por aquí me alegra tu cantar.
Te deseo muchas de esas mañanas. Lo mejor es no preguntarse a cuento de qué, porque entonces se pierde la magia.
Besos.

El futuro bloguero dijo...

Y yo a ti...

besos cheri

Doutora Seymour dijo...

Canta vostede que da xenio lela, Ra. Ese mio seu, seguro que levita cada vez que a escoita.