21 de marzo de 2009

Marzo, 21

La Primavera me escupe, debe tener el día torcido. Le piden todos como a un prestamista: sol, más flores y menos gramíneas, y escotes a escote, y a Stravinski tocando de fondo. Tal vez espejismos. Y ella madruga en siena, amante confundida, La Primavera madruga. Y se sonríe para sus adentros.

Foto: Smile
MiddleOfNoWhere, Málaga,
Marzo'09

2 comentarios:

Eee dijo...

Yo te echo de menos hasta para contarme la primavera, rubia!

El Buscador de Miradas dijo...

Yo a la primavera le pido mucho, sí, lo reconozco, pero este año no quiero agobiarla. Me conformo con el sol.