22 de enero de 2009

Éxodo


Darle un respiro al corazón y declararlo desierto, o tablón de anuncios.
Alojar cualquier afecto en otro órgano; sin prejuicios, arriesgue: en los riñones por ejemplo... ya se apañarán los poetas. Si elige usted esta opción no olvide drenar.
Colgar allí arriba un cartel que diga: "Se busca corazonada, a convenir".
Ahora ya puede preguntarse qué le duele.

o

El peluche, de I heart guts!


8 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Un cerebro de peluche habría estado muy bien también...

Por lo de poner organos amatorios.

Besos con cabeza


curioso, palabra de verificación: AMORE

Ra dijo...

http://iheartguts.com/shop/

Los tiene usted aquí todos, Sr. Blo.

Zerovacas dijo...

Eu teño o corazón en baixa temporal. Peito de pedra e ningún paxaro

Axier dijo...

Al higado me llevaría yo unos cuantos afectos... el cerebro lo dejaría tranquilo también, bastante tiene :)
Dos caras de casette fantásticas, por cierto

muchos besos raquelita!

luna lunera dijo...

Hay veces que lo último que necesita el corazón son unas vacaciones; a veces precisamente lo que ansía son emociones fuertes que lo hagan des-hibernar.

Un beso Ra, confío en que todo bien.

sara j. dijo...

ai Ra, que tiñamos que ter falado, faciamos un intercambio de hearts, de heads.

Sergei Fortuna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Novecento dijo...

La memoria es un órgano?
Pero vale?
No conocia la versión del I've been... de Ottis Redding, genial Lady