28 de septiembre de 2008

Cuando fuimos los mejores

He venido a coger lo que es mío.
Quique González

Las inmobiliarias del cuore subastándose la Plaza de La Corredera, como resort para las excedencias consentidas de mis egos reunidísimos en petit comité; paseantes del garbo en la cuerda floja con un paraguas de Todo a 100, y tal vez bebedores en copas llenas de arrogancia, para no dejar de creer en estribillos de cuero y glam; mi querido Chien Andalou poniéndole letra y do de pecho hasta al salmorejo de Bunbury, y Carmela y la Pequeña Minnelli salvándonos el alma del frío del alcanfor; los Sres. González y Ferreiro inundando de Turnedo la noche mojada de Córdoba, y esta servidora -contra todo pronóstico y para su propia sorpresa- dejando caer una lágrima eyaculada, inmaculada y casi-groupie en ese preciso instante en que el aforo al completo hizo acopio de mimetismo y rock & roll actitud, para que al cielo cubierto pareciese atravesarlo un fantasmal cadillac solitario, y Loquillo -macarra, dandy, gángster y señor- le cantara a Paul "... y tú cruzando el paraíso". Tomo aliento.

Cuando fuimos los mejores- Loquillo y los trogloditas

Foto: Feo, fuerte y formal
Córdoba, septiembre 2008.

AGRADECIMIENTOS 2.0: A Alfonso y a Peq, por hacer de cicerones con buen acento. Y a Loquillo y sus músicos, por enseñarme que no sé lo que me pierdo.

8 de septiembre de 2008

[Paréntesis (XXXIX)]... I never talk to strangers


"(...) Se paró junto a mí la desventura
de una ciudad vacía.

A media noche estaba a medio ser
en medio de la nada.

No sé viajar sin ti,
ni contarte las cosas por teléfono”.

Luis G. Montero
Fotograma: 2046