31 de mayo de 2007

[Paréntesis (XXII)]...Breton y el reino de lo instantáneo



"(...)El hombre, que sin razón queda intimidado ante el espectáculo de ciertos monstruosos fracasos históricos, goza aún de libertad para creer en su libertad. El hombre es dueño de sí mismo, no obstante al paso de viejos nubarrones y el embate de fuerzas ciegas. ¿Acaso no tiene el hombre el sentido de la breve belleza oculta y de la accesible y duradera belleza ocultable?(...)Tan sólo de él depende elevarse más allá del pasajero sentimiento de vivir peligrosamente y morir. Que se sirva, despreciando todas las prohibiciones, de la vengadora arma de la idea, contra la bestialidad de todos los seres y todas las cosas, y que, un día, vencido- pero solamente vencido si el mundo es mundo- reciba la descarga de los tristes fusiles como si de un fuego de salvación se tratara."

André Breton

"Segundo manifiesto del surrealismo"

PD. Insisto en los Paréntesis. Ando entre des-apuntes, lecturas, vanguardismos europeos, y vanguardias propias...y los hay inexcusables.

29 de mayo de 2007

[Paréntesis (XXI)]...Gelman y el juego








Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta salud de saber que estamos muy enfermos,
esta dicha de andar tan infelices.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
esta inocencia de no ser un inocente,
esta pureza en que ando por impuro.
Si me dieran a elegir, yo elegiría
este amor con que odio,
esta esperanza que come panes desesperados.
Aquí pasa, señores,
que me juego la muerte.
El juego en que andamos
Juan Gelman
(Argentina, 1930)
Ilustraciones: Brent Lynch
A Leire, en este dia toc(h)ado, bárbaro.

26 de mayo de 2007

Jornada de reflexión

"Yo prefiero que el voto sea una idea,
no un asentimiento"
A.NEUMAN
Mi reflexión es hoy un feudo inescrutable de tu nombre. Salpico sus horas con mar bravo y sentíres atribulados. Me hundo en secano y escrutinio. Tus brazos se me prestan a la escapatoria, sin saber cuál es mi papel y cuál mi papeleta. Acudes a mí, a pedirle explicaciones al tiempo, a refugiarte en mi seno con religiosa puntualidad antes de que el credo se nos quede yermo. Parece que nada ha pasado, que ya haya pasado todo. Esta tarde somos víctimas de mi media sonrisa más sincera, de un holocausto, una cremación. A pie de urna el eco es demagogia resinosa, resignada y residual. Cualquier trama es hoy peliculera, y cualquier final sigue siendo nuestro final. Salvemos las distancias insalvables, y déjame cariño, que no diga nada.
Ante un silencio purgante siempre hay alguien que es todo oídos.

24 de mayo de 2007

El aliento

Tenía yo la temprana edad de la obra cuando leí por primera vez “Crónica de una muerte anunciada”. Entonces, sin entender muy bien por qué, ya supe que su autor no había dejado al aire ni un solo cabo, dando a luz una historia redonda atada a base de treinta años de elaborados nudos marineros. Ahora, años y páginas más tarde, no pretendo subrayar ni la genialidad de Gabo, ni la calidad y calidez de su oficio. Eso está a la orden del día, y no lo necesita. A García Márquez le llueven hoy los elogios, las propuestas, y los amigos. Cuentan que fue su amigo Álvaro Mutis quien en un momento bajo de esos que en la tensión anónima del momento creemos determinante, le dijo “Tú no puedes dejar de escribir”. Supongo que con ese tono reconfortante que usa un amigo para convencerte de aquello en lo que a veces ni tú mismo crees. Y Gabriel, se encerró a escribir para ver cumplido su sueño de ser contador. A lo mejor por el simple hecho de que alguien creía en él. (Probablemente su mamá también lo hiciera, y probablemente también, él lo achacara al amor de madre). En sus novelas, pasan generalmente inadvertidos pequeños detalles que al lector ni le van ni le vienen sino que le son literatura, y que comportan grandes cargas emotivas disparadas a quemarropa en el alma de su gente cercana, a corta y larga distancia. Hoy, que Gabo es Gabo, y su perfil se adapta a cualquier empresa embajadora, debe ser cuando el escritor hace cuentas de aquellos que estuvieron y depositaron en él el suero que le nutría, verdaderos embajadores de los puntos de partida. Tal vez alguno de vosotros ya tenga el nombre del dueño del kiosco de la calle de vuestro protagonista, o los de unos Alonso Quijano y Sancho Panza adaptados al siglo XXI, o sepais exactamente el timbre de voz sexy del fantasma de un nuevo Canterville. O tantas otras travesuras literales que hacer literarias. Quién no querría enviar desde una estantería olímpicos guiños a aquellos que le dieron su aliento de vida, y vivir pues, para contarla.

22 de mayo de 2007

[Paréntesis (XX) ]...Andrés y el banquete del extraño



Si atravieso la próxima espiral / complétame la fuga con un beso / por debajo del lóbulo; con eso/ vendería mis bienes por el mal./ Qué sencillo intercambio: la moral/ se muere entre tus piernas por exceso, / entrego la conciencia y luego ingreso/ en tu nerviosa boca de panal. /Inventar un idioma que se calle./ Malhablarnos. Hacer de tí a mordiscos/ mi mejor apetito hasta que estalle/ la tacaña razón de los ariscos, /la obsesión de ordenar cada detalle,/ el miedo a que el placer nos deje bizcos.

El Banquete

Andrés Neuman, "Sonetos del extraño"

20 de mayo de 2007

La vida un domingo



Hay días en que el optimismo es una obra de ingeniería. Nunca he prestado mi admiración a los triunfadores, ni siquiera a los que luchan y triunfan, sin que ésto quite que sí les de mi reconocimiento, el suyo merecido. Pero ADMIRAR es un verbo mayor. Me gustan los que no se venden y no compran etiquetas ni sellos de caucho. Y los que son lo suficientemente buenos como para que les baste saberlo (o no saberlo), dejando para otros el honor de las matrículas en las que no cabe más que certificar. Por supuesto, con excepciones respetables. Me gusta Luka. Me gustan los que destilan fuerzas de flaqueza para sonreir hasta fin de mes y en éso consisten sus credenciales. Me gustan los que están jodidos y a ratos iluminan su gesto con una frase que calze en una libreta de notas. Me gustan los que piden poco porque con poco basta y sobra , y no consigo que me gusten ambiciosos, masticables, simplones y explícitos viajeros de lo suyo. Que nadie se ofenda, hoy tampoco me gusto yo. He depositado mi ilusión de domingo en la empresa de conseguir las tazas de Forges, y me he quedado con las manos vacías. Hoy daría lo que fuera. Esperemos que ésto responda a la teoría de Freud de la que hablaba Millás -la necesidad de economizar emociones- y no a un conato de autoidentificación groupie en ambicionarios y simplones viajes a mi propia charca.

Que nos quede siempre Kusturica.

18 de mayo de 2007

GranHada (III)

En Granada la poesía viaja en líneas urbanas. Los transurbantes leen versos mientras sentados ordenan pensamientos sin percatarse de que bajarán en la próxima parada con el añadido de una esperanza endecasílaba; mientras resuelven la ecuación de cálculo para llegar a fin de mes con la rima asonante de una incónita i-latina; mientras hacen equilibrios con la barra de sujeción, el bonobús, los libros, el móvil, los déjà vu y la cámara digital, para hacer una foto a la insólita luna de emergencia del 8 y colgarla en un blog cualquiera que haga de pasaje, y te traiga aquí un ratito.

Foto: El 8 (ampliada gana)

15 de mayo de 2007

Que gobiernen los piratas


Por no poder borrar del mapa el nudo de mi garganta, quiero dar de baja a tiempo la letrina rebosante de principios dilapidados. He crecido contigo atestiguándome, me has vestido de muñeca y desvestido de mujer, has sido mástil, brújula, tesoro. Hemos querido ser la mitad con quien pasar el resto de nuestras vidas, aprendimos a llorar kilómetros, a tomarnos el pulso, a contar el tiempo quitándole una hora, a impetrar, a que de todo hiciese mucho; he sido tu cara y tu cruz, sueño y desvelo. Juez y parte. No seremos tú y yo quienes mancillen la piel dándose prisa en salir a comprar un velcro que la ampare y la retome, en el primer todoacien de guardia. Este es el testamento de horrible culpa de amarte con devoción, y no con locura, aval de quererte hasta el punto de dejar de quererte, exento de misericordia y recurso de casación.
Este es el miedo prosaico con que azoto el tiempo que no puedo ni quiero olvidar, con que fondeo sólo por esta noche de mayo y abismo, con un silencio como provisión de fondos y un réquiem como baluarte.
Ahora que los dos sabemos que hay horas que no se recuperan, con cursos intensivos de exégesis conjetural, pidamos la custodia de la mala suerte, para cuando los desastres nos parezcan atractivos y hayamos conservado intactos radares como reliquia.
Abdiquemos de una conciencia acribillada por calorías corrosivas y gritos afónicos, patente de corso para agnósticos e impotentes, que alquilan por horas engaños con que elegir el lado de la cama, como refugio de un dictado que no sirve a esta batalla.
Quiero que tu nombre me haga cosquillas y ablande mis tendones, cuando mañana te recuerde como una veta en el destierro al que me confío. No sé cuántos recuerdos.
Que la risa siga siendo nuestra distancia más corta, que su eco acaricie el tatuaje de sangre incolora, ese que requiere de un verbo reflexivo, llueva lo que llueva.
Llegado el momento en que el código de honor es soltar velas y tomar viento, me muerdo mi lengua trápala de trapo, y me voy con la música y el rumbo, a otra parte.

14 de mayo de 2007

[Paréntesis (XIX)]...el fantasma de Pablo



Cómo surges de antaño, llegando,

encandilada, pálida estudiante,

a cuya voz aún piden consuelo

los meses dilatados y fijos.

Sus ojos luchaban como remeros

en el infinito muerto

con esperanza de sueño y materia

de seres saliendo del mar.

De la lejanía en donde

el olor de la tierra es otro

y lo vespertino llega llorando

en forma de oscuras amapolas.

En la altura de los días inmóviles

el insensible joven diurno

en tu rayo de luz se dormía

afirmado como una espada.

Mientras tanto crece a la sombra

del largo transcurso en olvido

la flor de la soledad, húmeda, extensa,

como la tierra en un largo invierno.



Fantasma

Pablo Neruda, "Residencia en la tierra"

13 de mayo de 2007

Wanted dead or alive



HOMO

HOMINI

LUPUS

Foto: Elecciones, farolas y faroles- Paseo Marítimo R.V, Málaga, 13 /05/07

10 de mayo de 2007

Esto no es un paréntesis



(...)

Non, non é que non te escoite.

Escoito, só quero escoitarte.

Pero non me preguntes o que dis.

Non podo facer dúas cousas ao mesmo tempo,

entender e pensar en tí.

(...)

Manuel Rivas

Ilustración: Por el aire el deseo- González Fdez.

A tí

9 de mayo de 2007

Proust Vs. Ra (touché)

Cuando tenía 3 años me enseñaron que rechazar las invitaciones estaba feo. No me gusta contestar preguntas de este tipo, principalmente porque tengo que enfrentarme a mí misma, y después, porque a los 5 minutos he cambiado de idea. Pero claro...quién puede resistirse a una invitación de O Raposo, y Aultre Narai. Pues para bien o para mal, contesto.

El principal rasgo de mi carácter: Según mi “Yo”, soy insultantemente volátil y contradictoria, según los que me quieren, la fortaleza, la ironía y "el duende" ( pero claro, ellos me quieren)
La cualidad que prefiero en un hombre: Lealtad, inteligencia, que me haga reir
La cualidad que prefiero en una mujer: Lealtad, inteligencia
Lo que más aprecio en mis amigos: Que me aguanten
Mi principal defecto: la inconstancia, la altiva dignidad, la mala hostia cuando no me dejan dormir
Mi ocupación preferida: Dormir/ leer/ escribir
Mi sueño de dicha: Escribir un hijo, tener un árbol, plantar un libro
Cuál sería mi mayor desgracia? Traicionarme a mí misma sin causa noble
Qué querría ser? En algún momento, una guiri jubilada
Dónde desearía vivir? En Santiago
El color que prefiero: Verde
La flor que prefiero: Prefiero bombones ;)
El pájaro que prefiero: Aceptamos “búho” como pájaro fetiche
Mis autores preferidos en prosa: Cortázar, Unamuno, Kundera, Conget, Rivas, Pessoa, Bukowski y los que se me olvidan (y Andrés Neuman)
Mis poetas preferidos: Cernuda, Goytisolo, M. Hernández, G. Montero (Luis, no es peloteo) y Oliverio Girondo, y otros muchos.
Mis héroes de ficción: Bender, que me perdonen los clásicos, pero no caigo…
Mis heroínas de ficción: Mafalda
Mis compositores preferidos: Hoy los concentraría a todos en Aute.
Mis pintores predilectos: Dalí, Matisse, Escher, Ernst, Tápies, mi padrino, y Picasso, claro.
Mis héroes de la vida real: Los que, con suerte, se citan con anónimas iniciales en los periódicos y viajan en clase cayuco…los que literalmente sobreviven a diario.
Mis heroínas históricas: La Pasionaria, mi abuela, y mi mamma.
Mis nombres favoritos: Martina, Lola, Javier, Antía
Qué detesto más que nada? La injusticia, a pequeña y gran escala, y la cobardía gratuíta.
Qué caracteres históricos desprecio más? Los intolerantes
Qué hecho militar admiro más? Admirar no sería la palabra.
Qué reforma admiro más? Algunas que (espero) quedan por venir, las pendientes.
Qué don natural querría tener? La memoria
Cómo me gustaría morir? De risa.
Estado presente de mi espíritu: Cerrado por balance
Hechos que me inspiran más indulgencia: me quedo con la respuesta de txari: Os que nacen da ignoráncia nom buscada
Mi lema: Conócete a ti mismo (Antes que nada hay que intentarlo, en Delfos lo veían claro).


Tacháaaan...y ahora le cedo el testigo a Torreira (porque ya no soy la primera, ni la última), a Fromhell (porque me va a mandar al Infierno seguro), a Franético (porque es mi gurú espiritual), a Cobiñas (porque es mejor aún cuando escribe ELLA) y a Beluka (que ya hizo los deberes de mañana)...para que me digan que NO (o que SÍ).
Qué les voy a contar...me gustan las causas difíciles.

7 de mayo de 2007

El cambio carismático


Alguien dijo alguna vez que la afiliación política de Unamuno era el egotismo, el seguimiento de su propio hombre interno, la inteligencia considerada superior al partidismo, que según ese alguien, no puede ser más que una acotación de posibilidades. Por ello fue atacado de neutro, de irresponsable, e incluso de protestante. Unamunos (en ese aspecto) hay muchos, o sonando a lema fiscalizante, Unamuno somos todos. Las estadísticas, más o menos categóricas, ponen todo su peso en la marcada indiferencia del ciudadano hacia el panorama, que quiero creer que no hacia la política. Nos guste o no, recaemos en la política cada cinco minutos, pero hace tiempo que dejamos de hacer uso de ella con mayúsculas. El desencanto es un mal de difícil cura, y de tratamiento experimental. El cuerpo se acaba haciendo a todo, y nos dirigimos a las urnas asumiendo nuestra propia malversación del voto. Válgame la expresión, me inquieta la quietud. Tal vez sea por eso (no doy crédito si no) por lo que las campañas de expresidentes se emplean como medida profiláctica de los candidatos a día de hoy, habrá quien piense que a falta de pan, cualquier tiempo pasado fue mejor, y mejor un padrino que nos avale en las vacas flacas carismáticas.
Sin entrar en análisis escrupulosos, más o menos pulcros, yo me quedo con las ganas de que este mayo florezcan los candidatos-golosina. Tengouncandidatoparausted. Habelos, hailos. Desde este post utópico no pido políticos honrados, incorruptibles, coherentes, ni ese largo etcétera lógico, porque eso debería ser evidente, además de necesario. Demando un ingrediente que se ha ido perdiendo, una ilusión tan simple como la del Ratoncito Pérez: la de esperar que algo ocurra. Soñar es gratis, dicen. En algún momento dejamos atrás la capacidad de sorpresa y de creer en el político, y no en las siglas. Encandilar es un arte, independientemente de las consecuencias, que serían tema para otro momento. No pido posados, ni disfraces, ni máscaras, ni lado bueno…sino políticos camaleónicos, capaces de despertar a la vez la convicción y la duda, y no el alistamiento, que lancen al viento discursos innovadores que se cacen al vuelo, que pongan los puntos sobre las íes y la demagogia patas arriba, que provoquen piropos de pensamiento y pestañas.
Dejo aquí abajo lo que Unamuno contestaba a la invitación de ejercer cargos públicos, mientras, me quedo hasta nuevo aviso, sin saber qué decir, poniendo los pies en la tierra, porque no me quedan dientes de leche.


- Pues usted comprenderá que la libertad de volar sería una
cosa perfectamente inútil en el vacío, y que es inútil decretar la libertad de
pensamiento o la de conciencia donde no se piensa o no se es consciente. Y
nuestra labor debe ser la de ejercer las libertades que la ley nos concede.

- Si, pero...
- No hay pero que valga. Hacer política es, ante todo y sobre
todo, hacer opinión pública, fraguar conciencia colectiva, y no hacer
elecciones.

Señores, quién me íba a decir que llegaría al post 100.
Gracias por estar.

4 de mayo de 2007

Hoy tengo ganas de tí




A girl - Ron Mueck
En la colección permanente del Centro de Arte Contemporáneo no todo es de cristal. El reclamo principal de estos días es esta bebita de Ron Mueck, que andará cobijada a buena sombra del sol malagueño hasta el 17 de junio. Con mi resumen particular de fotografías caseras queda patente mi pasión por los reflejos que la contemporaneidad "distorsiona", y el uno por millón de probabilidad que existe de poder ganarme la vida como fotógrafa.
Buen finde.

Fotos: CAC, Málaga
Mayo`07