1 de junio de 2007

Tan bonita, Margarita, tan bonita como tú...*

Engroso el censo de un pueblo donde los políticos quieren por todos los medios ocupar el sillón. Unos lo acarician, otros no lo sueltan, y donde come uno, han comido de toda la vida, dos. El tema de la POLÍTICA es casi tan recurrente como el del AMOR. Uno va en el ascensor y deja caer: "Bueno, por fin ha pasado la campaña". Si le quedan ganas, el interlocutor B responderá, por cortesía, "Sí, sí...y en breve fumata blanca". Y si es vecino de mi misma villa dirá en tono de guasa "Habemus Pacto". Cosa nada rara en un municipio, sólo que en el mío, los pactos entre caballeros (aunque rotos) han sido PP-PSOE en las anteriores, y ahora cualquiera sabe, o mejor dicho, lo sabe todo el mundo. En los días previos, de cuyas horas no quiero acordarme, desayunaba yo con mi señora madre en una cafetería junto al Excmo. Ayuntamiento, justo al lado de una mesa más post que pre-electoral, con cafés con leche en lugar de urnas. En la puerta, un Señor del Este tocaba al acordeón una pieza, adornándonos la mañana con una vital dosis de buen gusto. Cada dia de verano veo y oigo tocar a este hombre en cada punto del paseo marítimo. Siempre regala la misma sonrisa, pongas o no, unas monedas en su cartera. Las notas del acordeón, en ese viernes de mayo, acaban por restarle audición a la realidad de funcionarios locales y políticos nerviosos, y uno de los números de lista, que probablemente estuviera en asuntos mucho más interesantes, pero ni éticos ni estéticos, se queja por la imposibilidad de oir al concejal de turno saliente o entrante. "Ya no puede uno ni desayunar tranquilo. Habría que hacer algo con este tipo de cosas" . La niña de la mesa del batido de chocolate, que no tiene aún edad para votar, se gira mientras mira al numerable-electo diciendo "¿Usted toca el acordeón?. A lo que la señora bien peinada responde extrañada, que no. "Pues él SÍ. Es su profesión. Debería escucharle". Ahora, los votos ya han caido por su propio peso, o por el ajeno, y muchos de nuestros representantes, y de nosotros, sencillos mandados, seguiremos sin darnos cuenta de que este Señor del Este, como alguien dijo una vez, no está pidiendo. Está trabajando.

* tomo el título prestado de Rubén Darío, y la foto del Señor del Este, que me mira sin saber para qué puedo quererla.

14 comentarios:

axier dijo...

Para buen gusto el tuyo, hay que quererte, tia

Anónimo dijo...

Ola RA. Gustoume especialmente este post pola precisión que anotas ao final: Este Señor del Este no pide está traballando. Certo. Este verán estiven en Barcelona e, no parque Guell escoitei un concerto de músicos estranxeiros. Alí todo o mundo escoitaba con moito respecto. Estaban mentalizados de que esa xente elexira traballar así, tocando ao aire libbre. A obriga dos transeúntes? Se se paran fechar a boquiña e escoitar. Senon que se larguen¡¡¡ Un bico e grazas pola túa visita RA(valdeorosa-rosa)

novecento dijo...

esa niña del batido de chocolate no seria una rubita de ojazos y caracter indomable ¿no? :PPP

me va a dar pena perderme tu barbacoa Boqueron-LaNuit,la ultima resaca preexamenes siempre es la mejor.espero crónica,sin que salga enn seccion sucesos. brinda por mi,por dejar Granada y por no haberla dejado antes

RAIKO dijo...

Querida Ra... me has dejando pensando... Tan bonita, Raquelita, tan bonita como tú... Un besote

Á. Matía dijo...

Ra, ¿para cuando un libro? Estoy seguro que sería best. seller

pelotudo dijo...

Cásate conmigo! ;-P

gatina dijo...

Qué mejor trabajo que regalar música acompañada de una sonrisa... y qué mayor sensibilidad que la tuya por fijarte en esos pequeños detalles de la gente.
Tú tocas el acordeón? me quedo con esa pregunta, es universal.

maría dijo...

Leerte es una gozada,
permiteme que vuelva.

Amor dijo...

me pasó algo similar hace tiempo
el chico que tocaba la guitarra en el metro se quejó después de terminar no porque le dieran o no dinero, sino porque la gente estaba en actitud antipática, y el chico tenía razón: nos había cantado una canción preciosa, creo que el volver de gardel, pero en fin, cada uno hace lo que va sintiendo
un abrazo fuerte de
amor

Torreira dijo...

Tan bonita,tan bonita como a sensibilidade que tes pra mirar onde os demais non miran.Bico

Pache dijo...

El otro día cazé al vuelo un fragmento de una convesación entre dos jóvenes que me dejó helado:

- ... sí, que había escrito un libro
- Ah, ya se quien dices. Creo que en el libro explicaba que había encontrado el sentido de la vida.
- ¿Lo leíste?
- No, no me llamó la atención.

Y a continuación creo que hablaron de fútbol.

bandini dijo...

ah qué trabajo tan ingrato el de él señor Este!!! aconséjale que toque una marcha militar que está más de moda. o una babosada de esas latinas..

saludos y el próximo café que os tomeis que lo apunten en mi cuenta.

Beluka dijo...

que bonito...
recoñezo que odio o son dos acordeóns, pero cando aparecen eses músicos que disfrutan tocando, é unha gozada. pena que ás veces nos volvamos xordos e cegos
:) apertas!

Ex Traño dijo...

envidia.....eso es lo que siento
tienes esa capacidad como los grandes fotógrafos, creas una instantánea fijando una escena, un detalle pero que recrea todo un mundo a eso se le llama genialidad.
gracias por seguir provocandonos...
y hagame caso no escuche demasiado a los politicos, se le puede agriar el caracter