31 de diciembre de 2006

[Paréntesis (VII)...Punto Y Seguido]


Hace falta esa clase que destila A Doinel para hacer un justo balance cuando se dejan atrás 365 días, por lo general, excluyentes entre sí. Y para plasmar los deseos al impecable estilo de Torreira.
A estas alturas de diciembre, arrastrando los efectos de reencuentros, comilonas, brindis y otras anestesias, carezco ostentósamente de facultades para manifestar algo decente. Para más inri,tampoco esta Navidad me ha aparecido en el calcetín ese magnífico don que mis dos amigos (si me lo permitís) tienen. Así que...no me atrevo.
Pero a pocas horas de echar el telón, aprovecho las reflexiones para desearos a vosotros y vosotras, fantasmas de mis entretelas, muchos buenos pequeños momentos de esos que pasan desapercibidos; y cómo no, lanzar un millón de gracias en forma de burbujas de champán por cada sonrisa cotidiana que me habeis robado/regalado.
Digo yo que, lo bueno de cerrar un capítulo es la sensación de comenzar de nuevo.

Ni un paso atrás.
BUEN AÑO.

28 de diciembre de 2006

Soul in a strip-tease

Siempre le costó pasar cerca de una promesa y hacer como que no la veía. En aquella época era donante de su tiempo y domador del de otros,bebía otros brebajes graduados, besaba de otro calibre, ...el que me guía la barca, abanderaba que las promesas y los propósitos tenían que cumplirse. Al menos, ser perseguidos. No me arrepiento de subirme a tu cintura...Quiso perseguirlos, con himnos adoptados que sonaban en su cabeza...Follow through with the promise I made...Sucumbió al acuerdo tácito de volver dónde hubo estado. Ahora, afortunadamente, todo era distinto. Convivía de sana manera con letras que pasaban de largo; ...J´en inventerai les couleurs...había conseguido no abrir La voz a tí debida, le gustaba apagar el despertador y retirar el mechón de pelo que caía, para darle a Candela un beso en la frente, y juntarse a ella en cualquier punto, y no dejarla fuera...que encontraron certeza justo aquel día. Ya no dudaba. No creía en inocentadas. Ya no quería alcanzar su cama. Today the wine is not sweet enough...Aunque a veces tararease alguna canción.Y, a pesar de estar frente al mar, donde ya estuvo, esperando que las olas lo entierren todo bien profundo, porque no quiere pensar que sin más, esté esperando.
El despertador sonó como el eco de una cala, sobresaltándolo.

18 de diciembre de 2006

Nodo*


A l@s que dudan, a l@s apologistas de lo cotidiano, a l@s contradictorios, a l@s asequibles, a l@s sibaritas del rapto, a l@s personajes, a l@s indescifrables, a l@s eventuales al por menor, a l@s ariscos, a l@s estetas, a l@s efusivos, a l@s evasores de impuestos sentimentaloides, a l@s enamorados, a l@s imprescindibles, a l@s que apuestan, a l@s acorazados, a l@s que se dan por aludidos, a l@s que no, a l@s imponderables, a l@s exportadores de vitamina C, a l@s críticos, a l@s inconformistas, a l@s hiperestésicos, a l@s políticamente incorruptos, a l@s ciclotímicos, a l@s árbitros de libre arbitrio, a l@s incondicionales, a l@s donantes de recreo, a l@s cuentistas, a l@s ludópatas del anhelo, a l@s que se equivocan, a l@s imprevisibles, a l@s escuetos, a l@s fetén. A l@s que la ven medio llena, y a l@s que la ven medio vacía...¿hace un brindis con la misma botella?

Chín, chín.



16 de diciembre de 2006

Save the last dance for me


"...I remember december...
what the hell do you want?"


Consultan recetarios de miradas de autor para estimar recuerdos que se agotan o se estrenan. Simulan el abrazo de manos que mecen tazas calientes, sin hora fija.
Están. En todo.
Entretanto, calculan la hipotenusa de sonrisas que besan sin pudor y sin multa, para volver a vestirse de umbrales en reto que no se invitan a pasar. Que dan tiempo al tiempo.

13 de diciembre de 2006

[Paréntesis ( VI )]...Para no dormir


La mujer que amé se ha convertido en fantasma.
Yo soy el lugar de las apariciones.

Juan José Arreola

Cuento de horror

11 de diciembre de 2006

Reloj no marques las horas

Estar contigo
o no estar contigo
es la medida de mi tiempo.
J.L.Borges



L
os relojes varían según su ubicación. No se trata de que marquen horas distintas, sino de que simplemente son distintos. Un reloj en El Cairo tiene poco que ver con un reloj de Majadahonda. Agentes externos, factor sorpresa, margen de error...todo cabe.

El mecanismo de un reloj es ya de por sí complejo, por no decir incomprensible, para aquel que no sea artesano relojero, o sucedáneo. También se puede aspirar a ser un humilde aficionado. Por qué no.
Si con un roce dañas una de las minúsculas piezas, el engranaje se resiente. La rueda dentada se confunde, y lejos de oscilaciones afortunadas, peca por exceso o por defecto. El movimiento se entorpece, la cadena de reacción se lamenta. Y el reloj no vuelve a dar la hora en la vida.
Pero el azar, motor omnisciente, de cuando en vez se porta. Disfrazado de electromagneto, estima el ángulo preciso para desafiar u obedecer, según convenga, leyes de isocronismo y gravedades aceleradas en mayor o menor medida. Entonces todo consiste en sentarse a esperar, lanzando piedras al agua y al aire suspiros. Porque, sin que sepamos cuando, el reloj volverá a dar la hora.
Y nos tendrá aquí. En punto.
Baste con procurar que el agua no salpique, por si no es sumergible.

8 de diciembre de 2006

Las bicicletas son para el verano

Te contaré la segunda parte de una historia, tal cual la dictas. Eres la niña que apoyo en el manillar de mi bicicleta, en el punto sagrado de cada ruta.
Te cansas de los topes.

3 de diciembre de 2006