24 de agosto de 2006

Blanco roto


Que alguien me traiga de anestesia lo que corresponda. Las noches bajan de temperatura, para dejar paso a septiembre y arropar con una sábana que cubra lo justo los desvelos y distraiga -amén- a los mosquitos. Que suene el despertador. Granada me aguarda en la otra esquina siempre por estas fechas. En plena cuenta atrás, creo adivinar que otras veces me dolió menos. Estoy con Fromhell , odio las despedidas, máxime las intangibles. Huelen a biznaga. Algún arrebato macabro, de supervivencia o automutilación, rescata Nights in white satin, cuando aún me dura la resaca de un adiós destido y atemporal. Y en un suculento movimiento de sábana de osondaxordeira (concédeme el lujo de hacerle/te mención), descubro mi insomnio plasmado en letra gris, con fondo blanco, limpio e indoloro, tabulado en satén.

22 de agosto de 2006

El vals de los idiotas

"(...)Y aún más. Estoy seguro de que en su guarida de fiera inconmovible, en las noches de luna clara, se siente sola. Y de que a veces, también, hace un esfuerzo y me recuerda."

ANDRÉS NEUMAN
La mujer tigre

Resulta inútil rondar anhelos.Marcamos un compás propio.Confuso,ligero y torpe.
De tres tiempos.




20 de agosto de 2006

Oyster Boy Steps Out



Mis cuentos mutan. Si, como bien alguién aventuró a decir, hay que dejar espacio a lo nuevo, los personajes de mis cuentos se mudan de contexto, me rompen los esquemas, se dejan la piel en sus intentos. A veces Alícia sigue siendo Alícia, y se deja amedrentar por complejos de inferioridad que no son tal, y por flores que no pueden perseguir al Conejo Blanco; a ratos, y casi como respuesta, Alícia se rebela, se vuelve tosca, firme, contundente...y el País de las Maravillas no es ni más ni menos que unas coordenadas; y pierde,y gana.
Por momentos, Caperucita sale del bosque, esquivando al lobo, y se ve desde fuera dándole una patada en las pelotas. En ocasiones, Caperucita es El Lobo.
Con suerte, Chico Ostra no resulta un buen afrodisíaco, y puede ahorrar durante el verano para conocer el extranjero, víctima indemne de un acusado ostracismo parental, o societal.
Y esta noche es posible que mis personajes-bandera se encojan, que me tuerza al escribir. Puede que involucionen, y que intercambien sus papeles en un impulso empático de conocer otros aires. Quizá yo sea el personaje, y Conget me lleve hasta el fín de los cuentos.

18 de agosto de 2006

Cerrado por balance

La calle me brinda una moraleja. Ando renegando de tanto sol,tanto tiempo, y tanta rutina, y ahora, que parezco perseguir caminos de cielo gris, cuentos de otras épocas y nuevas puertas que dejar entornadas...mi ciudad, entre bullicio, farolillo y Cartojal, me invita a redescubrirla. Quién sabe a qué más.
Y paseando por alguna calle desde Plaza Mitjana, casi derrumbada, una pared evoca el significado que le quiera dar.Y es que, en Málaga, como en cualquier sitio, las paredes hablan.

17 de agosto de 2006

Los planetas



Llueve, y a joderse si no es a gusto de todos. Y si para gustos, colores, cada uno sabrá a quién ha de atribuir el mérito. Cuando la tierra gallega se mide en los periódicos por hectáreas, la metereología peninsular se alía con los astros, con la fé de muchos, con la naturaleza...y llueve en la Costa del Sol, "poniendo chorreando" tanto ladrillo, y tanta sombrilla de playa. En medio de nuestro ritmo acelerado e hiperbólicamente individualista, resulta que la autoridad moral no existe, que hasta Günter Grass escondía, con la misma naturalidad con la que pudo haberlo gritado, su relación con todo aquello a lo que le ha declarado frente abierto tantos años; que el equilíbrio no es tan imposible como cantaban Los Piratas; que ya no son 9, y los niños tienen que añadir 3 planetas (Ceres, Caronte y Xena) al sistema solar; que todo es un taller de títeres, perfectamente medido, y a veces terriblemente descompensado; y que mientras en el Festival Internacional de Edimburgo suena La Canción de la Tierra de Mahler, Galícia huele, por fín, a tierra mojada.

8 de agosto de 2006

Queixumes dos pinos e outras putadas



Contaría con 9 ó 10 años. Pongo ahora la mano en el fuego como entonces puse mis ingenuas manitas de veraneante andaluza sobre cubos y cubos de agua que una cadena de vecinos transportaban desde la pila de la casa de mi abuela. La misma pila que servía para lavar, y que en tantas ocasiones me hizo las veces de piscina en el norte. Sigo sin entender, años después, el placer que un gallego anónimo (o no) podía alcanzar viendo arder ese verde que tanto anhelan los foráneos que visitan Galiza.El color que huele. La impotencia era tan inexplicable como lo es. Con la diferencia de que ahora vuelven a incendiarse los montes recuperados, y la pila está tan lejos de mi alcance como del de los autóctonos a los que el fuego empuja . Ánimo, miña terra galega.

3 de agosto de 2006

BAGAJE


...rasguños,fisuras,septiembres,aduanas...(...)una llave, un esbozo, una fotografía sin marco, un inventario, un diagnóstico, una ecuación. Y tu mochila no es más que éso. Y nosotros, X e Y, variables supeditadas a nuestro propio afán de protagonismo, y a la cualidad discreta de ocupar el plano oportuno sin morir en el intento.
Y, ¿qué esperabas?.

2 de agosto de 2006

El placer es mío




"Debo decir que este club clandestino fué adoptando con los años más y más miembros que se resistían, sin embargo, a revelar su carácter de élite underground".

J.M.Conget
El final de una siesta

El salto que no damos

Inauguro este blog...
...así se me plantea, y no tengo ni idea de cómo he llegado hasta aquí. Todo empezó esta mañana mientras leía El País, como rito, desayunando en una cafetería. Mi leit motiv ha sido, sub/inconscientemente, Eduardo Madina.Comparto su pasión por Rayuela, y haciéndome eco de su criterio para casi todo, me tiro al barro de Jim Jarmusch y su Noche en la tierra. La cuestión, Edu, es que te debo el regalo cuasi-perfecto para otro trapecista desorientado y el empujoncito para "seguir deseando lo que se intuye imposible".
Brindemos.