24 de octubre de 2006

La Guitarra




Irme a mi propio traste.
Argamasa de palosanto,
turgencia y barniz de muñequilla.
Aprender a tocar.

9 comentarios:

Mrs.Doyle dijo...

A mí también me encantaría saber tocar la guitarra, pero lamentablemente la parte musical de mi cerebro debe de estar dormida, si está.

ElFantasmaDeLaÓpera dijo...

Tacto de palosanto, y notas que tú desprendes, donde cualquier mortal querría ser aprendíz. En tu línea,compañera.

Moralla dijo...

Como agarimas esas cordas de guitarista e poeta rotunda!!! encántasme RA, e a perspectiva da fotografía
Y :-)

bandini dijo...

preciosa metáfora y deseo.
en cuanto a lo segundo es una de mis mayores frustraciones.

saludos

Marinha de Allegue dijo...

Eu aprendín a tocar o Laud cando era pequena. A música da moitas posibilidades de entender e descubrir. Disfruta da túa aprendizaxe.

Unha aperta.
:)

Torreira dijo...

Tocar...que envexa

Moralla dijo...

Aleluya a música e a poesía e a vida e facer todo aquilo que sempre soñamos, NUNCA É TARDE. A envexa é destructiva.
Un bico dende as cordas dunha guitarra imaxinaria

A Doinel dijo...

El cuerpo de notas más guapo y
mi asignatura pendiente. Asín es

náufrago dijo...

As miñas guitarras míranme día si día tamén. E eu xúrolles que tocarei mañá. E, xa que logo, nunca toco.