18 de octubre de 2006

Como agua caliente


Acechas una lengua que ensaya camino
en el aula de tu espalda
y se recrea devota
como lluvia de colágeno.

Voluntario converso
de mi propia circunstancia
despliego mi cometido en tu ombligo
que sin reparos
me ampara.

No lucho contra nada.
No acorto distancias
donde soy autoestopista sui géneris
de centímetros cuadrados.

Amortiguo el apetito
con mordiscos de piel y espasmos,
y me alzo erizado,
esbozo vulnerable,
ablación geográfica
a la que me estás llevando.

Portazgo que saldo
con el incendiario empuje
del que se sabe pasajero.

Y reposto en la comisura de mi nombre
que se quiebra,
como un grito de desgarro.


Ilustración de André Vastakevicius, "Figura"

9 comentarios:

Úrsula dijo...

Uf... como me acabas de ponher, je je je. Maravilhoso!!!

Mrs.Doyle dijo...

Hermoso, muy hermoso...

ChienAndalou dijo...

No te pienses q no estoy aquí. Lo q pasa es q soy de natural reservado...Me quedo con lo escriben los demás, antes que dejarme ver me gustaría disiolverme en la comisura de los días y delas palabras...

Anónimo dijo...

plas plas plas plas plas ¡¡¡¡¡ bravo !!!!!

Moralla dijo...

Alucinante poema!! de verdade, en total simetría coa imaxe. Estou segura que publicas poemarios, ruliña!
Unha aperta en verso+Y+

Marinha de Allegue dijo...

Que gusto da a auga quente neste tempo frío!!.

Unha aperta.
;)

Torreira dijo...

"Autoestopista sui géneris de centrimetros cadrados"...tantos anos buscando e por fin atopei a miña vocación agochada entre figados grasos e chisqueiros sin pedra.

torredebabel dijo...

lindisimo, certamente.

Moralla dijo...

Grazas por agardar con tanto ardor polo meu segundo poemario. Bicos con pálpito. Y