30 de septiembre de 2006

UNA DE PIRATAS

"Seguro que alguna vez jugaste a ser pirata, te disfrazaste como uno de ellos, y hasta creíste ser tan feroz como el Capitán Garfio. Luchaste con un terrible enemigo y lo enfrentaste con tu espada de madera o tu pistola de agua. Buscaste tesoros, escondiste mapas y abordaste naves."
Cuentos robados de un barco pirata-
F.Bret Harte, A.Basch, H. López, E. Nesbit

Sea dicho que este cuento ya está inventado. Alicio no lleva eyeliner, no tiene segunda parte, no le hace la puñeta a ningún Peter Pan, y tiene un Caribe, pero sólo de uso personal. Alicio es un pirata. Un pirata en Isla Mujeres. Cuando le conocí, mi pirata era como el de Espronceda (en la lona gime el viento, y alza en blando movimiento, olas de plata y azul).Ponía su sonrisa por bandera, allende los mares, entre cantos de sirena. Los mismos ecos y las mismas aguas que marcaban la misma ruta, la ruta distinta. En algún momento le dimos la vuelta al mapa, haciendo de la complejidad un aliciente y de la cartografía un hobbie. No había patria, ni más obstáculo que nosotros mismos. Las derrotas eran pasajeras, y relativas, y la piel tenía el sabor renovado de la sal. Y entonces nos supimos piratas, sin brújula, con esbozos de canciones y norte desdibujado. Por incertezas de la astronomía naútica, todo huso horario se perdió entre bancos de arena y arrecifes de coral. Nuestros irónicos navíos se pintaron de un rojo insigne NO MERCY, y las aguas se abrieron por segunda vez en la historia para una lucha de gigantes, dulce e inconcebible, retomada en pequeñas botellas de un ron que Alicio me elige. Y brindar, entre cumbias, si nos hallamos en el espejo.
No hay fábula que le haga justicia, ni sangre que permee más profundo. Alicio es una eterna puesta de sol, que mide mis pasos en leguas submarinas, y sin excusa se me antoja estrella polar. Norte diacrónico, versátil, fugaz.
Ahora su rosa de los vientos le guiña desde arriba, por éso, todo lo demás deja de tener excesiva importancia. Soberano para quererse, más libre que nunca, como las manos suaves que dirigen su timón...y aunque su ancla pese de momento muy poquito, tiene un hacha de abordaje capáz de ajarme el corazón. Doble o nada.
Y no es que este cuento vaya viento en popa, a ratos hace aguas, pero sin leyenda de moraleja asequible, hay a quien le gusta tal cual. Quizá ahí esté el tesoro.

9 comentarios:

R.R. dijo...

¿Alicio te llevó a Alicia?
Yo también prometo visitas y espero que en el blog trabajes más que yo.
Ah, y como me encantan los clicks, ahí va una recomendación:
http://www.aduaneirossemfronteiras.org/imaxes/camisola_cli.jpg
Servidor xa leva unha.
Un beso.

kaplan dijo...

quizais estexa aí o tesouro, quizais non... seguirei vindo por aqui a ver se atopo algo. un saúdo.

Marinha de Allegue dijo...

Agradezo a súa visita ao meu blog. Queda convidad@ a voltar.

Unha aperta.
;)

Mrs.Doyle dijo...

El mayor tesoro del pirata es la libertad diáfana del mar...

Lúa- Haberlas, hailas... dijo...

qué bonito!!!!!

A Doinel dijo...

... Doble o nada...
Leerte es un placer, cada día me gusta más.
En otro orden de cosas o casos, no, Ex traño no es mi alter ego. Lo conozco y por eso sé que no soy yo.

El Amigo De la Musa dijo...

Pequeña Ra...
Hay piratas que atraviesan corazones,piratas que pecan de circunloquio, y malos piratas. El pirateo es un arte, y tú la mejor de sus musas. Nos vemos en los bares (¿Paprika?).

Anónimo dijo...

Ojalá una de mis cualidades fuera el léxico pero por más que me esfuerze o reescriba estas palabras no creo que se acerquen a lo que tu haces...

que manera tan lindan de describir la "normalidad". He de reconocer que de verdad me has ganado al leer (y cito textualmente con permiso del autor...) "Ahora su rosa de los vientos le guiña desde arriba, por eso, todo lo demás deja de tener impor tancia"... se me han saltado las lagrimas!!!

Gracias por este desinteresado relato...

Alicio, el pirata.

PD: puede quq algun dia Alicio narre sus aventuras en primera persona...

Ra dijo...

(...un placer, pirata)