21 de septiembre de 2006

El efecto paradoja


El escéptico mediático presume de estar ferozmente curado de espantos, pero tal estado de excepción mental se perturba, en el momento justo de salir de casa, cuando parecen salir del televisor, como cantos de sirena, escupitajos de realidad grotesca. Literalmente pierdo por un momento la noción de todo. Mi compañero de piso observa, entre espectante y divertido, la transformación inminente de mi gesto..."¿¿¿Ese es Urdaci???"
Se ve que a este sujeto, tras ser artífice de la primera condena por manipulación informativa de un medio público en esta, nuestra España cañí, no le queda otra que tomarse a cachondeo ese futuro incierto en el que le dejó la noche electoral del 14 de marzo de 2004. Y qué mejor terapia que la de la risa.
Y es que Alfredito engrosó la nómina del servilismo "una pechá" de tiempo, y ya se sabe que el tiempo es lo primero que pasa factura. El impuesto revolucionario consiste ahora en ignorar el escaso sentido del ridículo que le dejó Aznar.
Eureka!. Tras el agradecimiento por los servicios prestados, aquí el artista ha cambiado el mocasín por el zapatón del payaso de Micolor, y ocupa su tiempo en el humor del monólogo...bueno, y en la retroalimentación de su blog, que para el caso viene a ser lo mismo. Y yo, que como Rivas pensaba que para ser un liberal consecuente, había que ponerle precio a todo. Dignidad incluida.

http://alfredourdaci.blogspot.com

3 comentarios:

Chien Andalou dijo...

La única virtud de esta ceremonia del asombro es la percepción regalada a nuestros sentidos de un Urdaci de cuerpo entero.¿Alguién podía imaginarse que el busto comulgante tuviera caderas? Los monólogos, si no más simpático, nos lo han devuelto al menos más humano.

Lúa- Haberlas, hailas... dijo...

quita quita a ver se o abducen os marcians
saludos

Anónimo dijo...

http://www.zemos98.org/eutopia06/

Pa que veáis lo que estamos haciendo en Eutopia06, y pa que me veáis el careto antes del concierto del domingo. No digáis que no avisé...

Un saludo:
Chien Andalou