2 de agosto de 2006

El salto que no damos

Inauguro este blog...
...así se me plantea, y no tengo ni idea de cómo he llegado hasta aquí. Todo empezó esta mañana mientras leía El País, como rito, desayunando en una cafetería. Mi leit motiv ha sido, sub/inconscientemente, Eduardo Madina.Comparto su pasión por Rayuela, y haciéndome eco de su criterio para casi todo, me tiro al barro de Jim Jarmusch y su Noche en la tierra. La cuestión, Edu, es que te debo el regalo cuasi-perfecto para otro trapecista desorientado y el empujoncito para "seguir deseando lo que se intuye imposible".
Brindemos.

6 comentarios:

X dijo...

Boa singradura.
Un saúdo.

Oren dijo...

La verdad tío, es que estoy leyendo tu blog y me está dejando impresionado tu forma de escribir.

Ya te he añadido a mis enlaces, para seguir la pista y leerte más a menudo, no sólo por el puro azar que regía en esa novela por la cual vemos que también compartimos pasión.

Saludos desde la Fortaleza

zeltia dijo...

habrá que darle las gracias a Eduardo Madina

Mararía dijo...

Tenía curiosidad de ver el comienzo ...

Ra dijo...

Qué tiempos aquellos. Cuatro años y casi un mes ya ;)

sara jess dijo...

joder. si que pasou tempo, si. eu, borrei todo... non me arrepinto.